Trump se inclina ante la presión interna al retrasar el retiro de las tropas de Siria; se está preparando una tormenta en el Levante

Elijah J. Magnier: @ejmalrai

Traducción: Raúl Jimeno

En respuesta a la presión interna, Trump acordó extender el plazo para el retiro de miles de tropas estadounidenses de la provincia siria de al-Hasaka, en el noreste de Estados Unidos, desde los 30 días iniciales previamente anunciados hasta abril de este año. Periodistas belicistas y halcones de think-tanks y entre el establishment estadounidense han criticado a Trump con argumentos inverosímiles para mantener la presencia de las fuerzas estadounidenses en Siria. Los ataques a Trump se justifican principalmente con el pretexto de proteger a los aliados de Estados Unidos, los kurdos, del posible exterminio de los turcos. Otros analistas se atreven a repetir el absurdo mantra estadounidense de que “ISIS tiene entre 20,000 y 30,000 militantes en Siria e Irak” para justificar la ocupación continua del noreste de Siria. Si estos argumentos no fueran suficientes, otros afirman que Trump estaría entregando el norte de Siria a los espantajos iraníes y rusos, o que él facilitará la “conexión Irán-Bagdad-Damasco-Beirut”. Trump sigue decidido a retirarse, a pesar de que sus aliados Israel, Francia y el Reino Unido le piden que permanezca más tiempo en el Levante.

Ningún retraso cambiará el destino de la provincia de al-Hasaka o el desarrollo de los acontecimientos: 2019 marcará el retorno de la provincia noreste al control de las fuerzas del gobierno de Siria; Turquía está eligiendo su campamento; y los árabes, temerosos de volverse huérfanos como los kurdos, están abrumando a Assad con su amabilidad, actuando como si no hubieran estado librando una guerra en su país desde 2011.

En lo que concierne a los kurdos en al-Hasaka, con sede en el noreste de la provincia siria, se han ofrecido como escudos humanos a las fuerzas de Trump desde que se consideraban aliados de Estados Unidos. Hoy, tras la decisión de Trump de retirar sus fuerzas de ocupación, han llegado al claro reconocimiento: no se puede confiar en que Estados Unidos sea un aliado. De hecho, el presidente Donald Trump no consultó con sus aliados europeos y, por supuesto, tampoco con los kurdos YPG / SDF de Siria antes de decidir el retiro de sus fuerzas. YPG, una rama del PKK en Siria, entiende que la presencia continua de las fuerzas estadounidenses como tropas de ocupación impone una carga a los kurdos a la hora de reconstruir las ciudades e infraestructura destruidas. Trump no está dispuesto a emprender esta reconstrucción, y no está consiguiendo suficiente ayuda financiera para este fin de parte de los países árabes ricos en petróleo que entienden que la guerra en Siria ha terminado.

Por lo tanto, es claro que el establishment actual de los Estados Unidos no está dispuesto a invertir en la provincia de Al-Hasaka, y tampoco lo están los aliados árabes que no ven ningún beneficio en continuar apoyando el “cambio de régimen” en Siria. Los árabes están comprometidos hoy en reabrir sus embajadas en Damasco en un intento por reparar las relaciones que arruinaron durante siete años de guerra. Sudán, los Emiratos y Bahrein han reanudado las relaciones oficiales con el gobierno sirio, y pronto Kuwait hará lo mismo. Se espera que otros países sigan su ejemplo. Arabia Saudí no está en contra de esta idea. De hecho, Sudán, Bahrein y los Emiratos son aliados muy cercanos a Arabia Saudí y nunca se acercarían al presidente Bashar al-Assad sin el consentimiento de Riad.

Arabia Saudí ha estado enviando muchas señales positivas a Damasco: la apertura del cruce Naseeb entre Siria y Jordania no fue sin su bendición, y se espera que Arabia Saudí juegue un papel positivo durante la próxima reunión de la Liga Europea-Árabe que se espera para el 24 de febrero en El Cairo, Egipto. Arabia Saudí nunca ha interrumpido contactos con Siria desde que el rey Salman tomó el poder: en 2015, a través de una iniciativa rusa, el príncipe heredero Mohammad Bin Salman se reunió con el enviado de seguridad del presidente sirio, el general Ali Mamlouk, en el aeropuerto de Riyadh para explicar que heredó la política anti Assad del anterior gobernante saudí y que le gustaría ver cierta distancia entre Irán y el Levante. Mamlouk ha mantenido vínculos directos con el brigada Khaled Bin Ali Bin Abdallah al-Hneydan, el jefe de inteligencia saudí. Explicó que Siria es fiel a sus amigos, los iraníes, y no está dispuesta a limitar su relación con Teherán, aunque Siria no desea en ese sentido distanciarse de otros países árabes. En la reciente visita de Mamlouk a Egipto se trasladó un mensaje de Assad a la liga árabe: “Siria no se separó de la Liga Árabe, pero fueron los árabes quienes se separaron de Siria en 2012. Los que expulsaron a Damasco pueden traerlo de vuelta”. Además, Arabia Saudita eliminó a Adel al-Jubeir de su anterior cargo ministerial como Ministro de Relaciones Exteriores, quien, en repetidas ocasiones, convocó a lo largo de los años de guerra por la eliminación de Assad “por medios diplomáticos o militares” ya no es un vínculo futuro entre Arabia Saudita y Siria.

Damasco se encuentra en una posición de mayor fortaleza en 2019 que en los últimos siete años de guerra. Turquía no está dispuesta a oponerse a Assad, pero confía en que Irán y Rusia establezcan una relación de poder con Damasco. El presidente Erdogan necesita a Rusia e Irán como aliados comerciales estratégicos. Sabe que EE.UU. no es un socio confiable ya que este ha armado a los enemigos de Turquía, el YPG/PKK kurdo en Siria, hasta los dientes, con el pretexto de luchar contra el ISIS. También es consciente de que Assad podría apoyar los ataques dentro de las fronteras turcas por parte de los kurdos y las tribus árabes si Turquía no se alinea en una asociación con Rusia, Irán y Siria. Turquía sufriría si Siria se alineara con los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudí contra él. Los aliados de la zona del Golfo con los Estados Unidos, especialmente los Emiratos, no ocultan su animosidad hacia Ankara. El Ministro de Estado de Asuntos Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, dice que su país quiere volver a entablar amistad con Siria y apunta a “enfrentarse a los frentes iraní y turco en la región [de Oriente Medio]”.

Esto obliga a Erdogan a definir una estrategia más amigable hacia Siria, sin estar necesariamente en contra de los EE.UU. ya que no planea salir de la OTAN en el futuro cercano, al mantener una relación armoniosa con sus socios en el Levante, Rusia e Irán. Estos son los mejores canales para que Turquía coordine la presencia de sus fuerzas y representantes en Siria y evite las colisiones con las fuerzas del gobierno sirio. Este fue el contexto de la reunión ruso-turca en Moscú a finales de diciembre de 2018, donde Erdogan acordó abstenerse de reemplazar a las fuerzas estadounidenses en Manbij, permitiendo que EE.UU. se retire primero para que el Ejército sirio pueda ingresar y luego desarmar a YPG/PKK a su debido tiempo. Además, Erdogan no quiere que Assad se una al frente árabe emergente contra Turquía. Del mismo modo, los países árabes que repentinamente están mostrando cuidado y afecto por Assad parecen querer mantener sus opciones abiertas al mantenerse cerca a Damasco en caso de un giro de Trump contra ellos, ya que este se ha alejado de los kurdos PKK en Siria.

Pero Turquía tiene todavía otro problema que digerir: Idlib y los yihadistas. En la zona rural de Alepo y en la zona rural de Idlib, los yihadistas de HTS (Hay’at Tahrir al-Sham, ex-Nusra) decidieron paralizar a las fuerzas pro turcas de Nureddine Zengi y lograron tomar el control de todos los frentes contra el ejército sirio. HTS took advantage of the presence of the bulk of pro-Turkish forces on Manboij front to attack the remnants forces left behind. Estos yihadistas, apoyados por militantes de Turkistani, nunca han respetado el alto el fuego establecido en Astana por Turquía, Rusia e Irán. Sus continuas violaciones han provocado muchas respuestas rusas duras. Si deciden realizar un gran ataque a las líneas de defensa del ejército sirio el alto el fuego ya no será válido. Siria tendrá que defenderse, con el apoyo de sus aliados y Rusia. El momento, si esto tiene lugar antes de la retirada de los Estados Unidos, será incómodo.

Independientemente de la situación en el frente de Idlib, el gobierno de Damasco está decidido a recuperar el territorio bajo control yihadista cuando se presente la ocasión para la batalla.

Pero estos no son los únicos yihadistas que quedan en Siria: ISIS sigue ocupando de cinco a seis aldeas a lo largo del río Éufrates, donde las fuerzas de EE.UU. les han brindado una discreta protección durante muchos meses. Estas aldeas son la única geografía física aún bajo control de ISIS en Siria e Irak, pero el Pentágono afirma ridículamente que hay entre 20.000 y 30.000 militantes de ISIS en los dos países. La inteligencia siria estima que el número de militantes de ISIS en las aldeas del Éufrates es menos de 1500. En Irak todavía hay células dormidas de ISIS, a menos que el Pentágono tenga detalles sobre cada célula dormida, es imposible contar el número de partidarios de ISIS en varias ciudades iraquíes. Las unidades iraquíes de lucha contra el terrorismo y Hashd al-Shaabi han establecido un control estricto en todas las provincias y se han infiltrado en muchas células de ISIS, deteniendo, sin armar mucho ruido y regularmente, a muchas de ellas. Las fuerzas de seguridad iraquíes estiman que el número de militantes de ISIS está entre 1500 y 2000 en todo Irak. El número de coches bomba y “ataques espectaculares” ha sido insignificante en Mesopotamia en los últimos meses. No hay duda de que ISIS puede atacar objetivos aislados u objetivos relativamente pequeños en aldeas remotas o viajar de noche en pequeños grupos para demostrar su presencia. Pero tampoco hay duda de que su “Estado islámico” ha sido arrojado irremediablemente a la papelera de la historia. Las increíblemente altas estimaciones del Pentágono solo pueden interpretarse como parte de un esfuerzo por justificar una presencia indefinida de Estados Unidos en Siria e Irak.

No importa si Trump decide demorar o acelerar su retirada, los YPG/PKK kurdos han elegido permanecer junto a Damasco. Cuanto antes se retiren las tropas estadounidenses, mejor, si desean evitar una reacción vengativa de aquellos que se ofrecieron como escudo humano durante años y perdieron a miles de hombres y mujeres por su sueño de Rojava. No importa el tiempo que Estados Unidos mantenga su hostilidad contra el gobierno sirio, los árabes están listos para invertir en la reconstrucción del Levante, para purgar el pecado de financiar la guerra durante años y devolver al prestigioso estado sirio a su redil.

Nadie está más interesado que el ejército sirio en derrotar a ISIS y asegurarse de que no habrá un retorno de un “Estado islámico”. Para que esto suceda, Assad necesita eliminar a al-Qaeda y a todos los yihadistas en Siria: Turquía estaría feliz de que le quiten esta tarea de sus hombros, y Rusia e Irán consideran que el exterminio de Takfiris en el Levante es vital para su seguridad nacional.

Turquía dará pasos positivos hacia Assad, que hoy goza de una posición más prestigiosa que en cualquier otro momento desde 2011. De hecho, el Levante está regresando al centro de Oriente Medio y recibiendo la atención mundial en una posición más fuerte que en 2011. Siria tiene avanzados misiles de precisión que pueden golpear cualquier edificio en Israel. Assad también tiene un sistema de defensa aérea con el que nunca hubiera soñado antes de 2011 gracias a la continua violación de Israel de su espacio aéreo y su desafío a la autoridad rusa. Hezbolá ha construido bases para sus misiles de precisión de largo y medio alcance en las montañas y ha creado un vínculo con Siria que nunca podría haberse establecido si no fuera por la guerra. Irán ha establecido una alianza estratégica con Siria gracias a su papel en derrotar el plan de cambio de régimen. El apoyo de la OTAN para el crecimiento de ISIS ha creado un vínculo entre Siria e Irak que ningún vínculo musulmán o baathista ha creado nunca: Irak tiene una “carta blanca” para bombardear las ubicaciones de ISIS en Siria sin el consentimiento de los líderes sirios, y las fuerzas de seguridad iraquíes pueden ingresar a Siria en cualquier momento que consideren adecuado para luchar contra ISIS. El eje antiisraelí nunca ha sido más fuerte de lo que es hoy. Ese es el resultado de la guerra 2011-2018 impuesta a Siria.

Si lee este informe y le gusta, no se sienta avergonzado de contribuir y ayudar a financiarlo por tan solo 1 euro. Su contribución, por pequeña que sea, ayudará a asegurar su continuidad. Gracias.


Advertisements

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.