Irak en el equilibrio entre Irán y Estados Unidos

Por Elijah J. Magnier: @ejmalrai

Irán y Estados unidos han estado en guerra desde 1979, cuando la República Islámica tomó el poder. Esta guerra continuará mientras Estados Unidos busque derrotar a Irán, quien en cambio busca forzar la salida de este del Medio Oriente. Ocasionalmente, la guerra se manifiesta en enfrentamientos directos entre ambos países, pero por lo general se da en el territorio de los aliados de Irán. Estos aliados se están volviendo lo suficientemente fuertes y poderosos como para tenerlos en cuenta. El crecimiento que Irán impone como poder regional con influencia en varios países en la región, de Palestina, Líbano, Siria y de Yemen a Irak, donde la confrontación Estados Unidos-Irán ha demostrado la habilidad de ambos países de hacerse daño mutuamente. Al aceptar la elección de Mustafá al-Kadhimi como el nuevo Primer Ministro de Irak, ambos países alcanzaron un acuerdo implícito para que el des-escalamiento permita que el Primer Ministro alcance un equilibrio de poder. Este equilibrio será difícil de mantener frente a los nuevos desafíos domésticos que enfrenta Irak, no sólo relacionados a la pugna Irán-Estados Unidos sino también a la devastadora recesión económica causada por la respuesta al Covid-19 y los precios bajos del petróleo. 

Irak acordó reducir su producción de 4.65 millones de barriles diarios (bpd) a 3.59 bpd en mayo y junio, y a 3.8 millones bpd para el resto del año, de acuerdo con lo acordado por la OPEP de reducir la producción de crudo y detener la caída libre de los precios. El presupuesto 2020 asume un precio del petróleo entre 56 y 58 dólares en un país donde el petróleo llega a ser el 67% de su economía y el ingreso de las ventas de crudo financia el 90% de su presupuesto anual. Irak ha perdido 11 mil millones de dólares desde el inicio de este año debido a los bajos precios del petróleo, las fronteras relativamente cerradas, y la ausencia de peregrinaciones religiosas debido al Coronavirus. 

Sin embargo, el “hombre de la calle” iraquí no ha tomado en consideración estos desafíos enormes. Exige oportunidades de trabajo, el fin de la distribución del poder entre los mayores partidos políticos y la corrupción que ha dominado a la política iraquí desde 2003. Por lo tanto, a pesar de la seriedad y las buenas intenciones del nuevo Primer Ministro, la falta de financiamiento, recursos y efectivo serán devastadores para el futuro de Irak el año que viene, incluso si al-Kadhimi logra mantener el equilibrio entre Irán y Estados Unidos. 

El Primer Ministro ha re-instalado al teniente general Abdel Wahab al-Saedi al frente de las unidades de contraterrorismo, convocándolo de nuevo tras estar confinado a un puesto de escritorio en el Ministerio de Defensa. Este primer paso inteligente tiene varios propósitos.

Fuentes cercanas al Primer Ministro dicen que “al-Kadhimi está consciente de la necesidad de evitar desafiar tanto a Estados Unidos como a Irán en este momento sensible. Por lo tanto, se está concentrando en los desafíos domésticos y esforzándose por mantener a raya al país del conflicto Irán-Estados Unidos. Al-Saedi hoy entiende mucho mejor que no puede desafiar a Irán o al Hasd al-Shaabi (las Fuerzas de Movilización Popular, FMP) si quiere combatir al ISIS (el “Estado Islámico”) y neutralizar a los terroristas que recientemente han concentrado una fuerza significativa y han llevado a cabo ataques amenazantes. Además, el general al-Saedi goza del apoyo de Estados Unidos, lo que puede ayudarle a alcanzar los objetivos designados”. 

Estados Unidos cesó toda clase de recolección e intercambio de inteligencia con los iraquíes luego del asesinato del general iraní Qassem Soleimani, el comandante iraquí Abu Mahdi al-Mohandis y sus nueve compañeros en el aeropuerto de Bagdad. Este asesinato provocó la decisión vinculante del parlamento de exigir la salida inmediata de las tropas estadounidenses de Irak. 

“El regreso del general al-Saedi al servicio de contraterrorismo ha sido una causa popular. Al-Kadhimi tuvo en cuenta esta petición para satisfacer una de las exigencias populares y demostrar que el Primer Ministro respeta su protesta. Las fuerzas del Hashd al-Shaabi, desplegadas en muchas partes de Irak están combatiendo junto a unidades contraterroristas en perfecta armonía. Por lo tanto, la presencia de al-Saedi no afectará el desempeño de las fuerzas de seguridad y no es considerado un reto a Irán, como se lo explicó el Primer Ministro al General antes de asignarle de nuevo su antiguo puesto”, dijo la fuente. 

Estados Unidos no logró promover a Adnan al-Zurfi, el candidato anti-Irán. Es más, al-Khadimi no lo nombró para ningún puesto ministerial, a pesar de su intento de darle un lugar en su gabinete. Los grupos políticos chiíes consideraron las nominaciones de al-Kadhimi como inapropiadas y provocadoras para Irán, forzando al Primer Ministro a cambiar la selección de su gabinete tres veces. Un Primer Ministro anti-Irán no tiene lugar en Irak. El ex primer ministro Haidar Abadi estaba en contra de Soleimani pero no de Irán. Soleimani quiso remover a Abadi luego de un año en el gobierno, provocando una reacción hostil de parte del Primer Ministro. Con todo y eso, cuando se dieron nuevas elecciones, Soleimani se reconcilió con Abadi luego de varias reuniones privadas, pero no logró convencer a los partidos chiíes de apoyar su candidatura.

Mustafá al-Kadhimi logró llegar al poder solamente después de que los chiíes tumbaron a al-Zurfi y el general Ismail Qaani, el sucesor de Soleimani, visitó Bagdad para reunirse con los líderes de los partidos chiíes para ablandar su posición. Además, el Hezbolá libanés jugó un papel importante al persuadir a quienes rechazaban a al-Kadhimi, y convencieron al Primer Ministro a que eligiera su gabinete de acuerdo a un criterio aceptable para los chiíes, suníes y kurdos. Estos apoyos fuera de Irak le facilitaron el camino al poder a al-Kadhimi. La objeción de Kataib Hezbolá es irrelevante, incluso con los medios exagerando la importancia de esta organización. El Hezbolá libanés medió entre al-Kadhimi y el Kataib Hezbolá iraquí, considerado un actor de poco tamaño en el cuadro más grande en Irak. 

Además de esto, a Irak se le concedió una gracia de 120 días para continuar importando electricidad de Irán. De hecho, a Estados Unidos no le quedaba otra opción salvo adoptar este paso y continuará haciéndolo si no quiere ver a Irak violando abiertamente sus sanciones. Las provincias del sur de Irak necesitarán gas y electricidad iraní por, al menos, tres-cuatro años. Estados Unidos está buscando una victoria moral estando al tanto de que Irak no puede sobrevivir sin electricidad y que las provincias del sur no se atendrán a ninguna decisión estadounidense de bloquear su suministro. Washington prefiere aparentar estar en control que demostrar públicamente que ya no es el poder dominante. 

Las primeras reuniones de al-Kadhimi fueron con el embajador iraní y el estadounidense. Habló con el presidente Trump y con Rouhani, donde confirmó que “Irán es un amigo querido de Irk y nunca olvidará el apoyo que le ofreció Teherán”. En 2014, Irán fue el primero en suministrarle armamento, asesores y entrenamiento a Irak cuando Estados Unidos no entregó armas que ya Irak le había comprado. Estados Unidos prefirió ver cómo el ISIS ocupaba un tercio de Irak. 

Irán transformó la amenaza estadounidense en una oportunidad al imponerse a sí misma como un poder regional. Estados Unidos ya no puede aislar a una Irán que goza de influencia regional en tantos países del Medio Oriente. Rusia y China necesitan considerar la influencia iraní cuando se relacionen con muchos países de la región. El Hashd al-Shaabi y otros grupos leales a Irán son una fuerza en Irak que no puede disolverse o ser ignorada. Por más de 41 años Irán ha construido cuidadosamente una cadena de aliados fieles y dedicados en la región, mientras que Estados Unidos ha mantenido un tipo de relación de negocios basado en la coerción de líderes asustados en el Medio Oriente. Estos “clientes” de los Estados Unidos, es de comprender, no son confiables para apoyar los intereses estadounidenses en la región. 

Traducción: Diego Sequera

Este artículo es traducido por voluntarios, de forma gratuita, para que los lectores puedan disfrutar su contenido. No se enmascarará detrás de un Paywall. Quisiera agradecerle a mis seguidores y lectores por la confianza y el apoyo. Si gustan, por favor no tengan vergüenza en contribuir a financiarlos por tan poco como 1 euro. Su contribución, no importa cuán pequeña, ayudará a asegurar su continuidad. Gracias.

Copyright © https://ejmagnier.com 2020 

[wpedon id=”2575″ align=”right”]

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.