Siria: ¿A quién ataca y cómo afectaría la Ley César el presidente Assad? 1/3

Por Elijah J. Magnier: @ejmalrai

A mediados de junio, las sanciones estadounidenses contra Siria sufrirán una escalada con la promulgación de la “Ley César”, sanciones diseñadas para “perseguir individuos, grupos, compañías y países que hacen negocios con el gobierno de Damasco”. Esta ley -supuestamente denominada así por un oficial del ejército sirio que logró sacar miles de fotos de tortura del ejercito sirio en las prisiones- está diseñada para evitar que compañías y países abran canales diplomáticos con Siria, y para evitar que contribuyan en la reconstrucción, inversión y la provisión de repuestos para los sectores energía y aviación. Las sanciones también afectarán al banco central sirio, congelando los activos de individuos que hacen negocios con Siria, además de invalidando visas a Estados Unidos. ¿Quién obedecerá esta ley, y cuáles son las consecuencias para Siria, Líbano y los países que apoyan a Siria?

La tortura es una práctica común en muchas naciones en todo el mundo. Siria torturó (el caso de Maher Arar) a nombre de los Estados Unidos y la administración Bush. Al menos 54 países (naciones del Medio Oriente y de África pero también países occidentales como Australia, Austria, Bélgica, Canadá, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Alemania, Grecia, Polonia, Portugal, Rumania, España, Suecia, Reino Unido y más) apoyaron las “rendiciones extraordinarias” en 2001 y las detenciones secretas bajo el presidente Barack Obama.

Advertisements

Así, Washington carece de cualquier autoridad moral para alegar oposición a la tortura como base de sus políticas. En las décadas recientes Estados Unidos se ha vuelto notoria por autorizar formas espantosas de tortura, despojando a la gente de sus derechos fundamentales, y generalmente violando los derechos humanos en desafío a la Convención de Ginebra y sobre todo de la Convención de la ONU contra la tortura de 1984. James Mitchell, un psiquiatra a sueldo de la CIA que ayudó a escribir y aplicar las “técnicas de tortura aumentada”, reveló varios métodos aprobados por las administraciones estadounidenses para torturar prisioneros detenidos en “centros clandestinos” fuera de los Estados Unidos, de forma ilegal pero con autorización oficial. Las imágenes de tortura en la cárcel de Abu Ghraib le revelaron al mundo que Estados Unidos emplea métodos de interrogación y tortura contra los presos en Irak. 

De este modo, las sanciones de Estados Unidos a Siria no pueden indicar de forma plausible preocupación estadounidense por los valores humanos y oposición a los abusos de poder. Aún más, la adhesión de las administraciones estadounidenses a su propia constitución están puestas gravemente en duda, dada la reacción de las fuerzas de seguridad contra manifestantes en Estados Unidos en respuesta a la extendida discriminación racial y los ataques policiales por motivos raciales. 

Estas nuevas sanciones de ninguna manera pueden adscribirse a algún tipo de valor moral, sino más bien al fracaso de los Estados Unidos, Israel y varios países árabes y occidentales de cambiar el régimen en Siria, y su rechazo a reconocer su derrota. Lo siguen intentando, y en este caso imaginan que mediante sanciones severas contra Siria y sus aliados pueden alcanzar lo que no han logrado mediante muchos años de guerra y destrucción. 

En los 90, Estados Unidos le impuso sanciones a Irak (petróleo por comida) cientos de miles de ciudadanos iraquíes murieron como resultado de las sanciones sin que eso afectara al régimen de Saddam Hussein y su entorno. Por consiguiente, podemos predecir que las sanciones de los Estados Unidos en general afecta principalmente a la población y no a los líderes. 

Estados Unidos no logra caer en cuenta de que ya no es el único súper poder en el mundo, en particular en el Medio Oriente. Rusia ha hecho lo que muchos creían era imposible y se ha abierto paso en el Levante para permanecer en Siria y enfrentar a la OTAN en las fronteras. China permanece siendo un súper poder económico en ascenso por hacer camino en el Medio Oriente, principalmente en Irak y Siria. Irán ya tiene una presencia fuerte y aliados poderosos en Líbano, Siria, Irak y Palestina. Estos tres países, junto a Siria, están jugando un rol de liderazgo al activamente eliminar la hegemonía de los Estados Unidos en esta parte del mundo. 

En Beirut, el gobierno no puede adoptar y cumplir la Ley César y cerrarle sus puertas a Siria. Las únicas fronteras terrestres son a través de Siria, ya que Israel es considerado enemigo. Cualquier plan económico nacional para revitalizar el abundante sector agrícola local y de exportación a Siria, Irak u otros países en el Golfo pudiera fracasar de hacerse efectiva la Ley César. Cualquier industria regenerada o importaciones/exportaciones de los países del Medio Oriente tienen que pasar por “la puerta siria”.

Advertisements

Además, el gobierno libanés actual corre el riesgo de caer de llegar a implementar las sanciones estadounidenses. Washington no le está proveyendo ninguna asistencia financiera a la economía libanesa en crisis y claramente no tiene la intención de ofrecerle ayuda inmediata y necesaria a la malograda economía libanesa. Estados Unidos, tal como se ha vuelto la norma, busca imponer sanciones y condiciones a las naciones que ataque pero les ofrece poco a cambio a los países afectados. En el caso del Líbano, su déficit presupuestario se acerca a los 100 mil millones de dólares tras décadas de corrupción y negligencia. 

El gobierno del primer ministro Hassan Diab es, en teoría, uno tecnocrático y apolítico. No considera a Estados Unidos como enemigo pero tampoco es probable que siga sus dictámenes, ya que es cercano a la alianza 8 de Marzo, cuyos miembros más fuertes no son amistosos con Washington. Por lo tanto, la única solución para este gobierno o cualquier otro en el futuro es emprender rumbo al oriente hacia China, Rusia e Irán. Es probable que Estados Unidos pierda en el Líbano, con sus aliados de la alianza 14 de Marzoquedaron sin voz y sin poder. 

No hay duda de que el partido cristiano dentro del grupo 8 de Marzo sea desafiado y afectado por las sanciones. Estos tienen una relación internacional que tienen que cuidar y mantener, así como cuentas bancarias en el exterior. Pero más allá de eso, la Ley César no puede implementarse en el Líbano, sea cuales sean las consecuencias de violarla. 

Irán ya ha sido objetivo de “máxima presión” y sanciones severas que incrementan año tras año desde la victoria de la Revolución Islámica en 1979, por atreverse a rechazar la hegemonía norteamericana. Aún más, Irán sin lugar a dudas no tiene motivos para estar triste por que Estados Unidos bloqueara el regreso y la reapertura de las embajadas del golfo -que no se atreven a desobedecer los deseos de Estados Unidos- en Siria. Las empresas del golfo ya no están en el campo como competencia para dividir la parte de Irán de los contratos de reconstrucción relacionados a los proyectos en el terreno de la industria, comercio y energía. Irán ya ha desafiado las sanciones de la Unión Europea y los Estados Unidos contra Siria enviando tanqueros a Damasco. Teherán también envió cinco tanqueros a Venezuela, otro país sufriendo por la severidad de las sanciones. El golfo y los países europeos -aliados de los Estados Unidos- de este modo están perdiendo la oportunidad de regresar a Siria, de involucrarse en su reconstrucción y retomar su posición en el Levante. 

Rusia acaba de firmar un acuerdo con el gobierno sirio para expandir sus aeropuertos militares y sus bases navales en Tartus, Hasaka y Hmeimim. Además, le está suministrando a Siria equipamiento militar moderno y cubriendo las necesidades del ejército sirio para surgir con máxima fuerza. Este mes le estará proveyendo a Siria escuadrones de cazas MiG-29 actualizados en un claro mensaje a Estados Unidos y las sanciones de la Ley César. 

Rusia acaba de firmar un acuerdo con el gobierno sirio para expandir sus aeropuertos militares y sus bases navales en Tartus, Hasaka y Hmeimim. Además, le está suministrando a Siria equipamiento militar moderno y cubriendo las necesidades del ejército sirio para surgir con máxima fuerza. Este mes le estará proveyendo a Siria escuadrones de cazas MiG-29 actualizados en un claro mensaje a Estados Unidos y las sanciones de la Ley César. 

China se encuentra ahora en una situación de “guerra fría” debido a las acusaciones estadounidenses de ser Beijing responsable del brote de Covid-19. Estados Unidos está buscando evitar que Beijijng haga negocios en el mercado europeo, particularmente evitando que Europa asuma la red y tecnología 5G china. La administración estadounidense también está llevando a Israel a restringir el comercio con China y cancelar los millardos de dólares de contratos firmados con China para evitar “afectar la relación con los Estados Unidos”. De paso, la relación iraquí-estadounidense fue severamente golpeada cuando el ex primer ministro Adel Abdul Mahdi firmara un acuerdo de 20 mil millones de dólares de “petróleo por reconstrucción” con China. Así China, ya involucrada en distintos proyectos en Siria, es poco probable que cumpla la Ley César. 

Advertisements

En cuanto a Siria, nunca aceptará la hambruna o ceder bajo el asedio económico de los Estados Unidos. El presidente Bashar al-Assad está reconstruyendo las zonas liberadas bajo el control de las fuerzas gubernamentales. Está reconstruyendo la infraestructura para la población presente en la patria, excluyendo las áreas abandonadas por refugiados que huyeron del país, mucho de los cuales no regresarán. El gobierno sirio no está sufriendo por la ausencia de cinco o siete millones de refugiados en Idlib, en campos de refugiados fuera del control del gobierno o en los países fronterizos. Estos refugiados están financiados y cuidados por la comunidad internacional y Naciones Unidas. Esto releva al gobierno central de una carga financiera considerable. 

En consecuencia, Siria no necesita reconstruir los hogares de los refugiados o suministrarles petróleo, electricidad, escuelas, infraestructura y subsidios mientras que los países occidentales los quieran fuera de Siria. La comunidad internacional quiere que estos refugiados permanezcan fuera del control del gobierno central y están haciendo todo en su poder para evitar su regreso para estar en capacidad de rechazar unas futuras elecciones presidenciales, en las que la victoria de Bashar al-Assad está garantizada. 

El presidente Assad trabajará con Irán, Rusia y China para asegurar sus necesidades. Irán ha desafiado las sanciones europeas-estadounidenses enviándole tanqueros a Siria dos veces a través del Estrecho de Gibraltar. Está construyendo fábricas para medicamentos, y también está trabajando en otros proyectos que comparte con Rusia y China. Siria está enfilándose hacia el oriente, no occidente, ya que es la única opción que le queda. Este es el muy esperado sueño del Eje de la Resistencia. Líbano, Siria e Irak está buscando a Asia para revertir las sanciones en contra de ellos y sus aliados en el Medio Oriente. Al imponerle más sanciones impagables a Siria, Estados Unidos está ayudando a que el Levante se salga de la esfera de influencia y la presencia de los Estados Unidos.   

Irán, Rusia, China y Siria se están uniendo como aliados en un proyecto integrado contra la hegemonía estadounidense. No hay lugar para la dominación de un estado sobre otro en su encuentro de naciones porque la solidaridad se requiere para ayudar a que Siria, por ejemplo, permanezca siendo un país sano y confiable para enfrentar a Estados Unidos. Su fuerza crece mientras las debilidades de los Estados Unidos se hacen más evidentes. En un momento en el que el presidente Donald Trump está luchando domésticamente y su mundo de influencia se debilita. Washington está imponiendo sanciones unilateralmente a naciones y poblaciones, forzando a algunos aliados a seguir pero también forzándolos a considerar seriamente posibilidades en el futuro de desprenderse de este pesado “cordón umbilical”. 

Advertisements

La Ley César de los Estados Unidos apunta a someter y suprimir a la nación siria y su pueblo, tal como lo ha intentado con Irán y Venezuela, hasta ahora fracasando estrepitosamente. Esta política ya no puede ser efectiva porque la alianza ruso-china-iraní se ha vuelto importante para muchos países en el Medio Oriente. La influencia de esta alianza ahora se extiende al Mar Caribe. La Ley César se le volteará a sus arquitectos: “aquel que preparó el veneno será quien termine ingiriéndolo”. 

Traducción: Diego Sequera

Este artículo es traducido por voluntarios, de forma gratuita, para que los lectores puedan disfrutar su contenido. No se enmascarará detrás de un Paywall. Quisiera agradecerle a mis seguidores y lectores por la confianza y el apoyo. Si gustan, por favor no tengan vergüenza en contribuir a financiarlos por tan poco como 1 euro. Su contribución, no importa cuán pequeña, ayudará a asegurar su continuidad. Gracias.

Copyright © https://ejmagnier.com 2020 

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.