Israel no quiere una guerra con el Líbano y Hezbolá

Por Elijah J. Magnier: @ejmalrai

Traducción: Diego Sequera

Desde que cazas israelíes asesinaron a un operador de Hezbolá en Damasco, el ejército israelí está en estado de alerta total, concentrando tanques y fuerzas de élite en la frontera para evitar que Hezbolá cruce a la zona de los asentamientos israelíes. Israel está enviando mensajes en todas las direcciones, expresando su preparación para la guerra y para atacar Líbano si sus fuerzas son atacadas. Sin embargo, el comportamiento del ejército israelí indica lo contrario, que no está apuntando a una guerra general o atacar el corazón de la infraestructura del Líbano. Está señalando que su intención es responder con un “contra-ataque de retruque” limitado a lo largo de la frontera sin atacar toda la línea del frente. Israel no está sola en su intención de una respuesta moderada. Tampoco Irán está dispuesta a ir a la guerra o ver a sus aliados enfrentarse en una batalla prolongada cuando existen retos críticos más adelante en la arena internacional, y antes de que termine el año. 

El ejército israelí está en estado de alerta total enviando al Sayeret Maglan (una unidad de reconocimiento especializada en operar tras las líneas enemigas) y la Brigada Golani a los 150 kilómetros de frontera con Líbano. Ha relevado a todo el personal innecesario en los alrededores de la frontera y ha evitado que sus vehículos militares pasen por las vías expuestas a misiles guiados anti-tanques disparados por Hezbolá desde el Líbano. Sin embargo, la respuesta de la semana pasada -cuando una soldada de 19 años vio “algo moviéndose” en las Granjas de Shebaa bajo ocupación- señaló cuán preparado está para una reacción limitada contra Hezbolá. De hecho, el ejército Israel bombardeó su verja a lo largo de la frontera, y sólo una carga alcanzó su “objetivo”, una casa en el pueblo de Habbariyeh (en las cuestas al suroeste del Monte Hermón cerca de la frontera siria, noreste de Rachaya Al Fukhar) causando daños en un baño y un balcón. 

Israel se abstuvo de atacar posiciones de Hezbolá en la línea del frente y no atacó el corazón de las defensas ni la “zona de responsabilidad” que incluye la línea de seguridad, y atacar más allá de la línea defensiva. Israel se mantuvo a distancia de las posiciones de las Fuerzas de Operaciones Especiales de Hezbolá, las al-Ridwan; la misma fuerza que ha combatido en Siria durante nueve años en guerra urbana y en los vastos espacios abiertos de las montañas y desiertos sirios. 

Subscribe to get access

Read more of this content when you subscribe today.

Advertisements
Advertisements
Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.