Trump no está preparando una nueva guerra en el Medio Oriente

Por Elijah J. Magnier: @ejmalrai

Queda poca duda sobre la polémica política y la personalidad del presidente Donald Trump, que ha sorprendido continuamente tanto a Occidente como a Oriente Medio con su imprevisible comportamiento durante sus años de mandato. No es un demócrata y los republicanos lo abrazaron en 2016. Durante sus cuatro años en el cargo, chantajeó a sus aliados europeos y de Oriente Medio e ignoró por completo el lenguaje y el enfoque diplomático suave que es normal en los asuntos internacionales. Sin embargo, a pesar de todos sus años en el poder, no logró poner fin al despliegue de las fuerzas de EE.UU. en el extranjero y a las guerras que iniciaron George W. Bush y Barack Obama. Era evidente que el candidato Donald Trump era diferente del Presidente Donald Trump que envió tropas adicionales a Afganistán y desplegó fuerzas en Siria, país en el que acusó a sus predecesores de tener tropas sobre el terreno. Y aquí está, despidiendo a su Secretario de Defensa Mark Esper, disparando una imaginación más amplia de una posible guerra que podría estar preparando antes de dejar la Casa Blanca el 20de enero de 2021. Sin embargo, todos los indicios llevan a lo contrario, sin indicar necesariamente la retirada total de las fuerzas de EE.UU. de Oriente Medio.

Es muy probable que Trump acepte su derrota ante el presidente electo Joe Biden, convencido de que tal vez tenga una segunda oportunidad de presentarse a la presidencia en 2024. Hoy Trump es como un animal herido, muy decepcionado con los resultados de las elecciones, similar a como se sintió Hillary Clinton en 2016 cuando creyó que su victoria sobre Trump era pan comido. Trump se está dando cuenta de que sus posibilidades de ganar a Biden son más escasas que nunca y que la aprobación final de los votos en todos los estados se anunciará antes del 14 de diciembre. Por eso tiene la intención de usar todo su poder hasta el final de su mandato el 20 de enero, comenzando por despedir a su Secretario de Defensa Mark Esper.

De hecho, Esper sabía de las intenciones de Trump antes del anuncio de los resultados de las elecciones iniciales. Mientras salía, Esper dijo que deseaba que su sucesor dijera no al Presidente cuando fuera necesario. Esta frase disparó la especulación y el análisis en el Medio Oriente de que Trump estaba preparando una guerra y que el Secretario de Estado Mike Pompeo hizo una gira por siete países europeos y del Medio Oriente para preparar a los aliados para una posible guerra entrante en la región.

Sin embargo, una preparación para la guerra necesita la aprobación y la preparación de su administración, una campaña mediática en favor de la guerra, un pretexto válido y aceptable para que las masas, los aliados se unan a la guerra y quizás las Naciones Unidas estén al menos informadas. A lo que Trump se enfrenta es a una corriente mediática extremadamente hostil y a varios jefes de estado europeos (el Reino Unido ya no se considera parte de Europa) deseosos de tratar con Biden y de ver a Trump fuera lo antes posible. Además, los EE.UU., como el resto del mundo, está luchando con un número excepcionalmente alto de infecciones de COVIV-19, un desastre económico crítico debido al cierre y la suspensión de muchos negocios. No hay ningún cambio o movimiento particular de tropas que indique una preparación para la guerra. Por lo tanto, es más prudente reducir la velocidad y evitar leer demasiado en el despido de Trump de su Secretario de Defensa, que se negó a utilizar el Ejército a nivel nacional para aplastar los disturbios, basado en la Ley de Insurrección de 1807 porque la situación no era tan urgente como Trump quería hacer.

La retirada de las fuerzas estadounidenses de los lugares influyentes de Washington en todo el mundo perjudica su interés estratégico y sus objetivos de dominio. Deja un vacío que debe ser llenado por Rusia, lista más que nunca para jugar un papel de liderazgo en el Medio Oriente. Además, permite a Turquía tener una mano más libre en países donde las fuerzas turcas ya están estacionadas como en Siria, Irak, Libia, Qatar y Azerbaiyán. Tanto Rusia como Turquía se han beneficiado de la debilidad de la presencia estadounidense para reforzar la suya. 

Además, Trump no está en condiciones de 

Subscribe to get access

Read more of this content when you subscribe today.

Advertisements
Advertisements
Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.