La batalla en el sur de Siria está llegando a su fin: Israel se inclina ante la voluntad de Rusia.

DhHH_uxWsAYPN86
https://twitter.com/StrategicNews1/status/1013811462408720389

Por Elijah J. Magnier: @ejmalrai

Traducido por J.M.

Después de solo dos semanas desde el comienzo de la operación militar, los yihadistas y militantes de la zona oriental de la provincia de Daraa en el sur de Siria, se han rendido o han sido sobrepasados, los más de 70 pueblos que ocupaban han sido liberados por el Ejército Sirio. Mientras tanto, Israel, ha reducido sus peticiones y condiciones pronunciadas durante las dos últimas semanas: De lanzar amenazas contra la aproximación del Ejército Sirio hacia el sur, hasta advertencias si Damasco lanza a sus fuerzas más allá de la línea de demarcación acordada en 1974 entre Siria e Israel. Esto significa claramente que todos los actores (Estados Unidos, Israel, Jordania y Arabia Saudí) han abandonado a los yihadistas y militantes que estaban entrenando, y les están dando la espalda: Ahora están solos a su suerte.

Durante más de 7 años, Israel, ha apoyado con inteligencia, recursos financieros, y suministros militares y médicos a estos yihadistas y a sus aliados. En muchas ocasiones Israel ha declarado que prefiere al Estado Islámico antes que a las fuerzas iraníes en sus fronteras. Israel también ha mostrado en muchas ocasiones imágenes de yihadistas – incluyendo a aquellos que luchan bajo la bandera de Al Qaeda – en hospitales israelíes, recuperándose de las heridas que sufrieron en choques con las fuerzas de Damasco. Hoy, está claro que las intenciones de Israel han sido derrotadas cuando puede anunciar que, para cruzar líneas rojas, el Ejército Sirio debería de sobrepasar la línea de separación de 1974. Israel está llorando en el desierto, porque el Ejército Sirio tiene la intención y los medios para derrotar a todos los yihadistas y militantes que reciben suministros de países extranjeros. Nunca ha sido intención de Siria el comenzar una nueva guerra con Israel antes de que el territorio sirio (en el norte) sea liberado.

Los aliados de Siria están participando en la batalla del sur de Siria como asesores y con pequeñas unidades de apoyo para tapar agujeros en caso de que la batalla se vuelva crítica en uno u otro frente. Además, los yihadistas y militantes están siendo derrotados fácilmente y sin apenas oponer resistencia. Está claro cómo va a ser la reacción del Estado Islámico (el autodenominado Ejército de Khalid Bin al-Waleed), desplegado en la línea de separación de 1974, ya que ni el Ejército Sirio ni Rusia han ofrecido una recolocación al grupo terrorista. Por lo tanto las únicas opciones que el Estado Islámico tiene en el sur de Siria son luchar, rendirse, o bien que se les permita cruzar a Israel, ya que durante años el ejército israelí ha cohabitado tranquilamente con el Estado Islámico. Se estima que el número de terroristas se sitúa entre los 1500 y los 2000, un número relativamente pequeño si consideramos que el Ejército Sirio se enfrentó a decenas de miles de terroristas en al-Yarmouk, la zona rural de Homs, el desierto sirio, Deir Ezzor y albu-Kamal en el norte y el noreste, y los derrotó a todos completamente.

DhGtKGqXUAAMT_l
Weapons found by the Syrian Army in Daraa during the battle of south Syria

El presidente sirio Bashar al-Assad ha descartado cualquier amenaza israelí relacionada con la participación de consejeros militares iraníes y fuerzas especiales de Hezbollah en la batalla del sur de Siria. De hecho, Rusia entiende la necesidad de la presencia de los aliados de Damasco sobre el terreno para que la operación cuente con todo el apoyo necesario y el éxito esté garantizado. Además, Moscú ha visto a Hezbollah y a los asesores iraníes retirándose de cada batalla cuando el Ejército Sirio alcanzaba sus objetivos y cuando Damasco consideraba el área lo suficientemente segura como para tomar el control completamente. Por lo tanto, el presidente Putin puede garantizar a su contraparte estadounidense, Donald Trump, (y ya se lo garantizó a sus visitantes israelíes el mes pasado en Moscú), que ni tropas de Hezbollah, ni asesores iraníes permanecerían tras las fronteras israelíes, tal y como es el deseo del gobierno central sirio. Eso fue suficiente para que Trump informase a Israel que Estados Unidos no tiene razones para creer que se están enfrentando a algún peligro con el Ejército Sirio en sus fronteras.

Durante más de 45 años, Damasco, no se ha implicado en ningún ataque serio contra Israel, empezando desde la línea de separación de 1974 que bordea los ocupados Altos del Golán. No puede haber comparaciones entre la presencia de las fuerzas regulares sirias y la presencia del grupo terrorista Estado Islámico en la frontera de los Altos del Golán ocupados por Israel. De hecho, sería imposible para el presidente Trump defender la protección que Israel da al Estado Islámico – independientemente de lo cerca que están el grupo terrorista e Israel después de años de buena vecindad – y atacar al Ejército Sirio, deseoso de recuperar su propio territorio y eliminar la presencia del Estado Islámico del sur de Siria.

Lo que queda en el sur de Siria es únicamente una batalla táctica. Se intensificará en un frente y será suave en el otro. La batalla está alcanzando su primer objetivo, que es despejar la zona oriental de Daraa, en los próximos días, asegurar el paso fronterizo de Naseeb entre Jordania y Siria que ayudará a ambos países a recuperar algunos millones de dólares anualmente gracias al comercio.

En la segunda fase, el oeste de Daraa y Quneitra, el Ejército Sirio lanzará a sus fuerzas hacia el suroeste de Daraa para eliminar a los yihadistas que se encuentran entre las posiciones del Ejército Sirio y las del Estado Islámico. No hay una fecha concreta para el final de la batalla. Sin embargo, el resultado de la misma es fácilmente predecible, el Ejército Sirio recuperará el control del territorio sirio, especialmente la ciudad de Daraa, donde todos los países envueltos en la política de “cambio de régimen” (Arabia Saudí, Jordania, Estados Unidos, Gran Bretaña, Qatar) han iniciado su flujo de armas y recursos financieros a través del sur. Ellos únicamente han conseguido destruir el Levante (se estima que harán falta unos 300 billones de dólares para reconstruir Siria), la muerte de alrededor de 400.000 personas y millones de desplazados y refugiados.

Si lees este informe y te gusta, no te sientas avergonzado de contribuir y ayudar a financiarlo por tan solo 1 euro. Su contribución, por pequeña que sea, ayudará a asegurar su continuidad. Muchas Gracias.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.