Estados Unidos tiene a los aliados de Hezbolá en su punto de mira, y el “Movimiento Naranja Libre” está listo para asumir un compromiso

Part-NIC-Nic27534-1-2-0

By Elijah J. Magnier: @ejmalrai

Traducción: Raúl Jimeno

Las sanciones de la administración estadounidense contra Hezbolá son consideradas por el grupo como una demostración inútil de poder, sin ningún efecto. Hezbolá y sus comandantes no tienen cuentas bancarias extranjeras ni instituciones extranjeras y no dependen del apoyo financiero occidental. Además, Hezbolá ha impuesto restricciones internas al viaje de sus comandantes; por lo tanto, no sufrirá ningún rechazo o limitación por un visado. Estados Unidos intenta ahora atacar a la sociedad donde Hezbolá opera y tiene su residencia. Ha atacado a los chiítas adinerados que están cerca de Hezbolá cerrando sus negocios, encarcelando a otros e interrumpiendo sus negocios en el extranjero fuera del Líbano. De hecho, la administración de los Estados Unidos ha incluso llegado a ejercer presión sobre el Banco Central del Líbano, el núcleo de la economía libanesa. El Líbano ha sentido el peso de esto y está preocupado, particularmente ahora que su déficit está alcanzando los $ 80 mil millones.

Hezbolá es una organización compuesta principalmente por familias pobres y miembros que creen en su ideología y objetivos, y que están convencidos de que el partido es su única fuente de protección en esta sociedad multiétnica (pero selectiva). También sienten que necesitan protección contra la agresión israelí. Pero Hezbolá considera que las personas ricas que se puedan ver afectadas por las sanciones de los Estados Unidos se han beneficiado de estar cerca de Hezbolá. O quizás, en algunos casos, incluso si no están relacionados con el grupo, pueden ponerse en contacto con el tribunal internacional para demostrar que son empresarios independientes y defenderse a sí mismos a través de procedimientos legales. Después de todo, parte del daño colateral a la comunidad chiíta proviene de su éxito, Hezbolá está integrado dentro de ella, y su papel emergente en el Líbano.

Por lo tanto, Estados Unidos avanza hacia su tercer punto: golpear o domesticar a los aliados de Hezbolá en el Líbano. El Primer Ministro Saad Hariri dio un difícil paso hacia la unificación y legalización de las universidades en el Líbano. Esto habría obligado al ex ministro Abdel Raheem Mrad, un aliado sunita de Hezbolá, a cerrar todos sus negocios. Mrad visitó al ministro del interior, Nuhad Mashnouq, aliado de Hariri, quien lo llevó personalmente a ver a Hariri, para encontrar una manera para que Mrad permanezca en el negocio y lo sitúe a medio camino entre Hezbolá y Arabia Saudí. Ese fue un pequeño paso en comparación con el del segundo aliado de Hezbolá: el “Movimiento Naranja Libre” (FOM, “Free Orange Movement”) dirigido por Jubran Bassil, el ministro interino de Relaciones Exteriores.

images

En 2006, el ex general Michel Aoun, fundador de la FOM y suegro de Basil, apoyó sin ninguna fisura a Hezbolá y firmó un acuerdo en el que apoyaba la estrategia del grupo. Aoun, en 2011, apoyó a Hezbolá a pesar de todas las voces que pedían a el Líbano (y a Hezbolá) que evitaran involucrarse en la guerra impuesta a Siria.

La FOM tenía dos objetivos esenciales: alcanzar la presidencia y defender su existencia en el Líbano. De hecho, Al Qaeda y los grupos Takfiri del “estado islámico” consideraron Mesopotamia en 2003 y el Levante en 2011 como “Tierra de Yihad”, mientras que consideraron a el Líbano como “tierra de Nusra” (apoyo).

Los Takfiri atacaron a los chiítas, a los cristianos, a los yezidi y a todas las minorías, incluidos los sunitas que no estaban de acuerdo con sus objetivos. ISIS atacó a al-Qaeda, que tiene la misma ideología, y a los talibanes, que luchan contra Estados Unidos en Afganistán.

Los cristianos libaneses, que hoy viven como una minoría entre los musulmanes (chiítas y sunitas), creen que son el objetivo principal de los Takfiri y, por lo tanto, su existencia está amenazada. Esta es una de las razones principales por las que la FOM apoyó a Hezbolá durante su presencia en Siria.

Los cristianos creían que Occidente podría apoyarlos y protegerlos. Por eso han solicitado protección y ayuda. Para su gran sorpresa, se les propuso que se mudaran a otros países: ¡Occidente parece no tener problema en darles permisos de residencia para que así puedan abandonar su riqueza y la tierra de sus antepasados!

Unknown-1

El ex general y actual jefe de seguridad interna, Abbas Ibrahim, un chií, fue al Vaticano para explicar por qué era importante proteger a los cristianos y su existencia en el este, en el Líbano, Siria e Irak, donde han estado viviendo en paz con todas las demás religiones. Ibrahim explicó a sus homólogos que la solución no es apoyar el éxodo de los cristianos, sino detener a los Takfiris.

Hezbolá tiene suficiente poder militar como para proteger a los cristianos y otras minorías en el Líbano, e incluso su propia existencia. En el momento en que los chiítas de Hezbollah defendían a los cristianos, sunitas, drusos y otras minorías (y su propia existencia), el mundo estaba atacando a Hezbolá. Occidente y los países árabes se alinearon con los Takfiri, exclusivamente en Siria. El supuesto “mundo libre” consideró que su principal objetivo era quitar al presidente Bashar al-Assad del poder, independientemente de quién gobernaría  Siria después del colapso del gobierno y su sistema. El control de Takfiri o un “estado fallido” aparentemente eran dos opciones aceptables.

Las lecciones desde Afganistán, donde hoy los talibanes controlan 52 provincias a pesar de la presencia de los Estados Unidos, claramente no fueron suficientes para ser tomadas como un ejemplo que demuestra la fallida intervención militar de los Estados Unidos en los asuntos de otros estados. Tampoco sirvió Libia como lección para mostrar al mundo que hay que dejar de destrozar Oriente Medio, tratando de intervenir, pero con resultados y consecuencias catastróficas para Oriente Medio pero también para Europa.

Los medios de comunicación, los think-tanks y la intelectualidad académica, con poca o ninguna experiencia en guerras sobre el terreno, promovían incesantemente la guerra en Oriente Medio junto con el cambio de régimen. Aparentemente querían ver regueros de sangre y apoyaron el objetivo de Israel de tener ISIS y AQ en sus fronteras, como lo dijo claramente su ministro de Defensa, Moshe ‘Ya’alon, en lugar de Irán o Hezbolá o incluso cualquiera de los soldados de Assad, ¡los cuales no han disparado un solo tiro al otro lado de la frontera desde 1973!

El gobierno de Assad era inaceptable; fue acusado de ser un dictador. Es como si todos los aliados estratégicos y fanáticos de los Estados Unidos en la región fueran estados democráticos y permitieran a sus ciudadanos disfrutar de la democracia, la libertad de expresión e incluso que pudieran visitar su consulado de manera segura sin correr el riesgo de ser desmembrados.

Unknown-2

El objetivo de Hezbolá era detener a los Takfiri a toda costa, y mantener la batalla fuera de las puertas del Líbano. Este es un objetivo que la organización logró en el campo de batalla junto con sus aliados iraníes y rusos. El proyecto “nuevo Oriente Medio” que se estableció para que los Takfiri gobernaran esta parte de Oriente Medio (Irak, Siria y el Líbano) ha fracasado. Los cristianos libaneses lograron su primer objetivo.

El segundo objetivo era que Michel Aoun alcanzara la presidencia. De hecho, Hezbolá tuvo que usar todo su peso político para imponer al nuevo presidente Michel Aoun a pesar de la presión nacional e internacional. El secretario general de Hezbolá le prometió a Aoun que lo apoyará hasta el final, y apoyará al líder cristiano incluso cuando él, Aoun, había apoyado a los chiítas que se convirtieron en refugiados (y refugiados en Siria) desplazados internamente durante la segunda guerra israelí en 2006.

Fue una promesa incondicional porque Aoun creía en la trío-ecuación responsable de la protección del Líbano: el Pueblo, el Ejército y la Resistencia. Esta ecuación legitima el derecho de la resistencia a combatir la agresión israelí en cualquier momento de la guerra futura o la violación del territorio libanés, ya sea por mar, tierra o aire.

En octubre de 2016, Aoun llegó a la Presidencia y trajo consigo al poder a su yerno Jibran Bassil, el presidente en la sombra, y lo nombró ministro de Relaciones Exteriores. Bassil formaba parte de los aliados de Hezbolá antes de la llegada de Aoun al poder y recibía todo tipo de apoyo de Hezbolá, como todos los aliados.

Ahora que tiene el poder oficial, Bassil está tratando de tomar una posición diferente, diciendo lo que nadie en el Líbano se atreve a decir y formando alianzas que de hecho están en contra de los intereses de Hezbolá. Bassil comenzó un sorprendente nuevo camino mientras estaba en el poder. El nuevo líder de la FOM se posicionó debidamente  cerca de Occidente sin renunciar a su posición estratégica en la trío-ecuación, para mantener la protección oficial de la resistencia.

Fuentes en el Líbano dijeron que “el objetivo de Bassil para la Presidencia es acercar a su partido a Occidente por temor a ser incluido como grupo (Hezbolá) en la lista estadounidense y árabe de terroristas. A Bassil no le importó que se le señalara como el principal aliado de Hezbolá y estaba de acuerdo con que Hezbolá estuviera en la lista de terroristas, pero antes de lograr los dos objetivos principales “.

De hecho, Bassil mostró su nueva posición política durante las elecciones parlamentarias formando una alianza con las “Fuerzas Libanesas” de Samir Geagea, creyendo erróneamente que podría liderar a todos o al menos a la mayoría de los cristianos en el Líbano. Le hizo promesas a Geagea que no mantuvo después de los resultados de las elecciones para evitar que Geagea obtuviera ministerios importantes que podría usar para aumentar su popularidad.

Además, Bassil estaba detrás de la pérdida de un asiento a los chiítas promovido por Hezbolá en Jbeil (Hussein z’ayter) a costa de que él mismo perdiera a sus candidatos (Rabei ’Awwad) en Jbeil en beneficio de Geagea (Mustafa al-Husseini).

lebanon_0

Además, Bassil estaba llevando a la sociedad cristiana al extremismo, adoptando el lenguaje utilizado por Bashir Gemayel, un aliado cercano de Israel antes de su asesinato en septiembre de 1982. Habla sobre las confederaciones y sobre la “ausencia de diferencias en la ideología con Israel”. También sugirió construir una escultura que simbolice la “retirada de la ocupación siria en el Líbano”. Parece ignorar el hecho histórico de que los líderes cristianos (Pierre Gemayel, Kamil Chamoun y Suleiman Franjiyeh) son los primeros que apoyaron la idea de la intervención siria en el Líbano de su lado contra la OLP palestina en 1976.

Según fuentes bien informadas, se espera que Bassil “aumente la distancia entre su partido y Hezbolá usando la excusa del “miedo a las sanciones de Estados Unidos “. Su animosidad hacia el portavoz chiita Nabih Berri es bien conocido y se cree que se encuentra en una posición para presionar a Hezbollah a alejarse del portavoz (y líder del movimiento AMAL). Todavía ignora que Hezbolá nunca aceptará ninguna posible confrontación con Berri o con AMAL y nunca pasará por otra confrontación chiíta-chií como fue el caso cuando Sheikh Subhi Tfeili lo ordenó erróneamente en 1988, lo que de hecho fue una página oscura en la historia de Shia del Líbano.

Todos los intentos de Bassil de llegar a la Presidencia, tras Aoun, mediante su apoyo en Hezbolá, aún pueden fallar. El actual bras-de-fer sobre el ministro sunita se está llevando a cabo principalmente porque Aoun y Bassil tienen juntos 11 ministros, equivalentes a un tercio más uno del gabinete total de ministerios. Esto significa que Bassil estará en condiciones de congelar o suspender el gabinete, un pasatiempo bien practicado por Bassil en los últimos años, siempre que no le guste una decisión porque tiene un ministro adicional que lo habilita. No se trata de que Hezbolá se oponga al Primer Ministro Hariri y compita con él por el liderazgo sunita. Hariri tiene la mayoría de los sunitas y un ministro adicional que no sea de su agrado no afectará su popularidad.

Por otro lado, Hezbolá no dudó en dar su bendición cuando su principal aliado cristiano, Suleiman Franjiyeh, propuso una reunión con su antiguo enemigo Samir Geagea, acusado del asesinato de su familia de hace décadas. Hoy Geagea es consciente de que Franjiyeh no vino solo y le dijo a Geagea que respetaría su palabra, refiriéndose a la promesa rechazada por Bassil después de los resultados de las elecciones parlamentarias.

Hezbolá informó a Franjiyeh que “él es de confianza, honesto y puede perseguir sus objetivos” (para reconciliarse con Geagea, un antiguo enemigo de Hezbolá debido a su papel en la guerra civil de 1975, su relación anterior con Israel y su vínculo directo actual con los EE.UU. y Arabia Saudí).

La alianza Franjiyeh-Geagea es una fuente de preocupación para Bassil y puede alterar a los cristianos una vez más. Sayyed Nasrallah ha cumplido sus promesas a Aoun, pero no tiene la misma obligación con Bassil. La decisión de quién se convierte en presidente del Líbano parece pertenecer al grupo del 8 de Marzo en el futuro y Franjiyeh quiere ganarse el apoyo de los cristianos del Monte Líbano. Se unió a Geagea para alejar a Bassil, obviamente con la bendición de Hezbolá.

Como Hezbolá impuso a Aoun a la Presidencia, esto impone a Franjyeh como futuro ministro de Trabajo y se espera que el presidente, Michel Aoun, entregue un ministro sunita a este gabinete para que pueda gobernar por el resto de su mandato. Aoun y Bassil están lejos de ser perdedores en todas estas ecuaciones: tendrán en el próximo gabinete los Ministerios de Defensa, Energía, Justicia, Industria y Relaciones Exteriores, junto con el poder de elegir y nombrar al Jefe de Estado Mayor.

Esta es la puerta de entrada, formada por las diferencias entre los aliados y el período previo a la Presidencia, que la administración de los EE.UU. planea llevar a cabo para atacar a Hezbolá: porque todos los demás medios e intentos han fracasado.

¿Funcionará? Depende de lo que decidan los cristianos en el Líbano.

Si lee este informe y le gusta, no se sienta avergonzado de contribuir y ayudar a financiarlo por tan solo 1 euro. Su contribución, por pequeña que sea, ayudará a asegurar su continuidad. Gracias.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.