La explosión de Beirut: ¿Quién es el responsable?

Por Elijah J. Magnier: @ejmalrai

Traducción: Diego Sequera

El martes 4 de agosto, una explosión en el puerto libanés en el corazón de la capital Beirut causó devastadoras víctimas humanas y destrucción material. Más de 140 personas murieron instantáneamente, 80 siguen desaparecidas bajo los escombros y más de 5000 fueron heridas. Más de 300.000 casas fueron destruidas y muchas más resultaron dañadas. 2.750 toneladas de Nitrato de Amonio (AN) (un equivalente a 1.000 toneladas de TNT) se encendieron de alguna manera y registraron la mayor explosión desde la Segunda Guerra Mundial. Muchas teorías, acusando a Israel o a Hezbollah o a la CIA, circulan como fuego sobre madera en la capital libanesa. ¿Cuál es la verdad? ¿Cui bono?

El Rhosus, un barco de bandera moldava navegó de Georgia a Mozambique llevando entre otras mercancías 2.750 toneladas de nitrato de amonio destinadas a la Fábrica de Explosivos, un envío pagado por el Banco Internacional de Mozambique. Se detuvo en Beirut el 20/11/2013 para descargar máquinas agrícolas y se esperaba que cargara mercancías del Líbano para Jordania en su camino de regreso a Mozambique. Una inspección concluyó que el buque no estaba en condiciones de navegar, y las autoridades libanesas locales impidieron que el Rhosus navegara. Las autoridades portuarias libanesas descargaron la carga en el almacén portuario n.º 12 y posteriormente la confiscaron debido a las facturas impagadas por el propietario del buque.

El AN tiene muchas propiedades, en particular como componente de una mezcla explosiva (Mellor, 1922; Elvers 1989, Suslick 1992). El AM puro es muy estable y debe cumplir los requisitos de calidad especificados para ser utilizado en la producción de explosivos industriales. Según la Asociación Europea de Fabricantes de Fertilizantes, el AN es especialmente difícil de detonar. El AN necesita un estímulo sustancial para detonar. Debe almacenarse en una zona de almacenamiento seca, bien ventilada y sellada. Además, cualquier instalación eléctrica en el área de almacenamiento debe ser resistente a los vapores de amoníaco.

Durante más de seis años, las 2.750 toneladas de AN permanecieron en el almacén libanés sin ningún plan para reubicarlas o revenderlas. Además, la zona de almacenamiento está sujeta a los cambios climáticos del Líbano, incluido el calor sofocante del verano. La zona de almacenamiento era de metal y no tenía una ventilación adecuada.

El año pasado, el capitán Naddaf, que trabaja en el puerto bajo el Servicio de Seguridad Nacional, llamó a su superior para informarle de la presencia de un “cargamento peligroso en el almacén n. 12”. Su oficial superior, el General A., instruyó al joven oficial para que proporcionara un informe escrito y tomara fotografías del almacén y su contenido. El almacén tenía una brecha suficientemente grande para el paso de un hombre, facilitando la entrada o el robo. 

El puerto libanés está controlado por una especie de mafia local compuesta por oficiales de alto rango, directores de aduanas, administradores y funcionarios de seguridad. Cada persona a cargo ha sido nombrada por un líder político que ofrece a sus hombres inmunidad y protección. El puerto produjo una inmensa cantidad de dinero y los sobornos son el pan de cada día de todos los que dirigen el espectáculo. Ante tal corrupción, la pericia científica sobre lo que ocurre con una AN almacenada y las condiciones en que se almacenan las 2.750 toneladas cuenta poco. En realidad, muchos oficiales no tienen competencia para su trabajo y son nombrados por favoritismo y conexiones políticas. Este es también el caso del director de la aduana y de la inteligencia del ejército, el general S., responsable de los movimientos y contenidos del puerto, y de muchos otros individuos. Pero cuando se produce un problema o un desastre, como el del martes, será muy difícil encontrar a los verdaderos responsables. ¿Cómo se dieron las condiciones para la explosión de AN?

A las 15:00 hora local, se le pidió a un herrero que cerrara los agujeros del almacén para evitar el posible contrabando del contenido. No se informó al herrero sobre el contenido peligroso del almacén, ni se le dijo que tomara las precauciones necesarias para evitar la propagación de partículas metálicas que producen fragmentos y pueden desencadenar un incendio. Trabajaba a una distancia no superior a unos pocos centímetros de las bolsas de AN que se encontraban en el suelo con una sustancia clara que se filtraba. Una vez hecho el trabajo, entre las 16:30 y las 17:00, se vio humo proveniente del almacén. 

Los bomberos fueron llamados para lidiar con el fuego potencial. A las 18:08 se escuchó la primera explosión, seguida de la segunda más de un minuto después. Después de la primera explosión, se inició un incendio en el interior del almacén. El fuego generó más calor, suficiente para que toda la reserva de AN explotara y creara un vacío (presión negativa). La presión de la explosión causó muchas víctimas y una destrucción devastadora en la ciudad.

¿Quién llamó al herrero y le asignó el presupuesto? ¿Fue informado del peligro de la soldadura junto a la AN? ¿Por qué se dejaron las 2.750 toneladas de AN durante más de seis años en un almacenamiento no profesional sin una buena razón? 

¿Quién se benefició de la explosión? El área afectada pertenece principalmente a personas que no son generalmente amigables con Hezbollah. Por lo tanto, no habría sido del interés de Israel ni de los EE.UU. bombardear y causar tanto daño a las propiedades y negocios de las partes amigas. Destruir esta parte de Beirut para imponer un “nuevo Oriente Medio” o un “nuevo Líbano” no tiene sentido, porque la población anti-Hezbolá está más débil que nunca y no está en condiciones de enfrentarse a Hezbolá. Francia y los EE.UU. no están en mejor posición para influir en la población como les gustaría.

Hezbollah está esperando que el Tribunal Especial para el asesinato del ex Primer Ministro Rafic Hariri anuncie su veredicto. Así es como los EE.UU., para complacer a Israel, está tratando de frenar la influencia de Hezbolá en el Líbano… sin éxito. De hecho, los EE.UU. e Israel han intentado todo lo que está en su poder en Siria, en Irak y en el Líbano, pero fracasaron en su intento. Los EE.UU. están imponiendo duras sanciones a Siria y al Líbano (evitando que los países del Golfo y Europa ayuden a la severa crisis financiera libanesa) pero el resultado sigue siendo el mismo: Hezbollah no se someterá.

Las especulaciones sobre el almacén de armas de Hezbollah en el almacén 12 son ridículas porque el lugar estaba vigilado por cámaras controladas por las fuerzas de seguridad. Hezbollah no almacenaría armas en un área no amigable que no estuviera bajo su propio control.

Las muchas teorías de conspiración no coinciden con los hechos de este accidente. La ignorancia, la incompetencia, el favoritismo y la burocracia son las razones de la pérdida de tantas vidas y la destrucción de un capital donde la gente no ha aprendido a mantenerse unida. Es una tragedia nacional. Los libaneses tienen sus propiedades en países extranjeros, en el oeste y en el este. No tienen sentido de pertenencia a un país donde los políticos electos han tomado toda la riqueza del país, acaparando el poder y pasándolo a sus hijos.

Copyright © https://ejmagnier.com 2020 

Advertisements
Advertisements
Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.