Trump y Assad: la negociación en curso

Por Elijah J. Magnier: @ejmalrai

En 2012, el gobierno de EE.UU. cerró las puertas de la Embajada Americana en Damasco y, dos años después, ordenó el cierre de la Embajada Siria en Washington. Sin embargo, continuó el intercambio de mensajes a través de la embajada checa, y el canal de retorno nunca se cerró. El presidente Donald Trump, conocido por su disposición a hacer tratos comerciales, decidió llevar más allá los contactos con el presidente Bashar al-Assad. En 2017, envió una delegación político-militar al aeropuerto de Damasco, con la intención de lograr un gran avance. Siguieron otras visitas, junto con cartas del Presidente Trump que el Presidente Assad se negó a aceptar. La pregunta aquí es: ¿por qué los EE.UU. filtraron detalles sobre una reunión en agosto entre el general de brigada sirio Ali Mamlouk y el enviado especial del presidente Donald Trump para asuntos de rehenes y director senior de contraterrorismo Roger Carstens, junto con el asesor de contraterrorismo de Trump Kash Patel, en el corazón de la capital Damasco? 

El Presidente Trump avanzó más allá del nivel de contacto establecido inicialmente con los dirigentes sirios. Optó por la negociación directa sobre los detalles para encontrar un terreno común entre los dos países. En el arte de la diplomacia, el arte de lo imposible, se espera que las negociaciones avancen con cautela cuando hay peticiones esenciales de ambas partes. Cada país tratará de “mejorar” sus demandas, particularmente en este caso cuando tanto los EE.UU. como Siria tienen muchas cartas que jugar en el intercambio de concesiones mutuas.

Los Estados Unidos han pedido a Siria que “cambie su comportamiento”. Esta petición fue hecha por primera vez en 2003 por el Secretario de Estado de EE.UU. Colin Powell durante su visita a Damasco justo después de la ocupación estadounidense de Irak. Powell le pidió a Assad que renunciara a apoyar a Hamas, Hezbollah e Irán. 

Durante la guerra de Siria, el Presidente Assad cortó su relación con Hamas por su apoyo a los yihadistas y al cambio de régimen patrocinado por la OTAN. Sin embargo, es sólo cuestión de tiempo hasta que se restablezca la relación entre Assad y Hamas; Hamas ha cambiado y ya no es anti-Assad. El grupo ha reconocido que ha cometido un grave error y quiere reparar la relación con Assad. A pesar del apoyo de Hamas a los yihadistas Takfiri, Siria nunca ha abandonado la causa palestina. 

La relación Siria-Hezbollah ya no está en la mesa para Assad. Tanto Irán como Hezbolá contribuyeron eficazmente a la unidad de Siria al defender a su aliado y evitar que el gobierno sirio capitulara ante los yihadistas durante nueve años de guerra.

El Presidente Assad ha dicho repetidamente que Hezbollah e Irán están en Siria por invitación del gobierno sirio y se irán cuando se les pida. Sin embargo, no se espera que Assad ofrezca esta carta al Presidente Trump sin un precio elevado, incluyendo no sólo la retirada de EE.UU. de al-Tanf y del este de Siria, sino también la recuperación de los Altos del Golán ocupados que Trump ofreció ilegalmente a Israel. Por lo tanto, ciertamente no es de interés para Siria pedir a Irán y a Hezbollah que abandonen el sur de Siria y despejen la zona de los Altos del Golán ocupados. Es una cuestión de precio y de lo que una parte puede obtener de la otra en la mesa de negociaciones.

Damasco cree que los EE.UU. filtró información relacionada con la reunión del pasado agosto a la prensa como parte de un plan preparado para suavizar el terreno para una negociación más abierta. La administración de EE.UU., que espera y cree que permanecerá en el poder por otros cuatro años, está preparando a los principales medios de comunicación, que son hostiles tanto a Trump como a Assad, para un acuerdo de este tipo.

El Presidente Trump necesita razones muy válidas para la paz para ofrecer a la opinión pública de EE.UU. y a los que escribieron montones de artículos contra el Presidente Assad en los últimos nueve años. La búsqueda de los seis ciudadanos estadounidenses que el gobierno sirio cree que están bajo su custodia es una razón válida para que Trump negocie con Assad… Nadie en Estados Unidos puede disputar este objetivo y, si a cambio el Presidente de EE.UU. tiene que retirar las fuerzas de Siria, el precio no es muy alto porque las fuerzas de EE.UU. de todos modos se consideran fuerzas de ocupación y su presencia es ilegal.

Subscribe to get access

Read more of this content when you subscribe today.

Advertisements
Advertisements
Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.