El plan de EE.UU. para debilitar a Hezbolá: una guerra civil y el éxodo de los cristianos

Hezbollah y sus diferencias con los cristianos del Líbano

Por Elijah J. Magnier: 

Los líderes políticos y religiosos cristianos del Líbano están teológicamente distantes de los chiítas; tienen objetivos políticos e ideológicos que difieren fundamentalmente de los de Hezbolá. Gebran Bassil, el líder del grupo parlamentario cristiano más grande “Al tayyar al-watani al-Hurr” (Movimiento Patriótico Libre – FPM) lo dejó claro el domingo pasado en una declaración televisada en respuesta a las sanciones de EE.UU. por presunta corrupción y su estrecha alianza política con Hezbolá. Sin embargo, estas diferencias de ideología son una especie de una garantía que evita la guerra civil en el Líbano y el éxodo de los cristianos de Oriente Medio. “Esto (una guerra civil en el Líbano y el éxodo de los cristianos) es lo que Israel desea ver, un deseo expresado abiertamente por los funcionarios de EE.UU. durante las reuniones privadas”, reveló Bassil. Por lo tanto, hay que preguntarse: ¿cuáles son las diferencias fundamentales entre los cristianos libaneses y Hezbolá, y qué quiere EE.UU. de los libaneses cristianos para debilitar a Hezbolá?

Justo después del día de la elección presidencial, el 4 de Novembre, la administración estadounidense anunció, en una medida que parecía incomprensible y sin beneficio estratégico o táctico para Israel o los EE.UU., que sancionaba al diputado Gebran Bassil. Bassil dijo que la embajadora de EE.UU. en el Líbano, Dorothy Shea, lo visitó para darle un ultimátum y le advirtió del comienzo de las sanciones de EE.UU. si no terminaba con la alianza del FPM de Hezbollah. Bassil rechazó la amenaza y la administración del Presidente Donald Trump lo sancionó. Bassil decidió revelar el contenido de sus reuniones con los funcionarios de EE.UU. con el objetivo de lograr un equilibrio entre sus relaciones con Hezbollah y con Occidente. El líder cristiano detalló los puntos de diferencia con Hezbollah en términos de “pensamiento, lenguaje e ideología”.

Los chiítas Hezbolá consideran a los EE.UU. como “el gran Satán, la cabeza de la serpiente”, y en lo que respecta a Israel, su objetivo es poner fin a su existencia. El objetivo de Hezbollah está claramente establecido: liberar a Palestina. Los cristianos no son el único grupo que no comparte el mismo objetivo que Hezbollah en el Líbano. El grupo chiíta de Amal dirigido por el Presidente Nabih Berri, considerado el aliado más cercano de Hezbollah, no comparte los lemas y objetivos de Hezbollah. Berri, a diferencia de Hezbollah, tiene excelentes relaciones con el oeste y con los estados del Golfo.

Además, Bassil ha dicho que los cristianos del Líbano creen que la relación con los Estados Unidos es importante y que debe tratarse en consecuencia. Ha dicho que cree que Israel tiene derecho a vivir en seguridad cuando también se prevé la seguridad garantizada de los territorios árabes y se garantizan los derechos de los palestinos sobre la base del plan de paz del Rey Abdallah de Arabia Saudita. Bassil se refería aquí al retorno de los Altos del Golán sirios ocupados y los territorios libaneses, el derecho de retorno de los refugiados palestinos y un Estado para Palestina a cambio de la normalización con Israel, como se afirma en la iniciativa del Rey Saudita.

Esta misma iniciativa fue acordada por el difunto presidente Hafez Assad antes de su reunión con el primer ministro Ehud Barak en el año 2000, pero fracasó en el último minuto. El Presidente sirio Bashar al-Assad y el Presidente libanés Emil Lahoud, ambos aliados cercanos de Hezbollah, acordaron el plan de paz del Rey Abdallah propuesto originalmente en diciembre de 2008. Tanto la Autoridad Palestina (PLO) como Hamás reclaman el derecho al retorno de los refugiados y dos Estados en Palestina para poner fin al conflicto israelo-palestino.

Está claro que Bassil no quiere parecer que está totalmente en los brazos de Hezbollah, ni acepta una relación condicional con Occidente cuando las condiciones establecidas podrían llevar a una guerra civil en el Líbano. Lo que Bassil no compartió fue la petición del embajador de EE.UU. en el Líbano de unirse, en una coalición, a las “Fuerzas Libanesas” cristianas de Samir Geagea y el Kataeb, y a la Drusa de Walid Jumblat – aislando así a Hezbollah.

La FPM cree que la solicitud de los Estados Unidos de aislar a los chiítas dividiría al Líbano en dos partes donde, en una parte, los cristianos estarán en un lado del país (con la Drusa libanesa, que apoya a los Estados Unidos, como aliados) y los sunitas y chiítas en el otro lado. Sería muy fácil crear un conflicto sectario sunita-shií para mantener ocupado a Hezbollah. En este caso, Israel podría golpear los pueblos chiítas y la comunidad occidental aplaudiría una partición del Líbano bajo la excusa de proteger a los musulmanes cristianos del Líbano. La zona cristiana sería financiada y apoyada por el oeste. Si las fronteras entre los dos lados se rompieran y Hezbollah tuviera la ventaja, los cristianos serían expulsados del país, una situación ideal para el oeste. Forzaría la migración de los cristianos y dejaría al Líbano en un conflicto sectario entre musulmanes suníes y chiítas, como en Irak y Siria en la última década. De hecho, en realidad esto es lo que el presidente francés Nicholas Sarkozy propuso al Patriarca Cristiano cuando pidió apoyo para la comunidad en el Líbano en 2011.

Gebran Bassil rechazó la oferta de EE.UU. aunque los cristianos del Líbano están por naturaleza cerca de occidente. Bassil quiere una relación con los EE.UU. y Europa: no está dispuesto a cambiarla por relaciones con Irán, Rusia o China. Las peticiones de los EEUU a los cristianos libaneses incluyen la naturalización de los palestinos y los refugiados sirios. Eso crearía un enorme desequilibrio demográfico en el Líbano, donde la mayoría serían suníes, seguidos por los chiítas en segundo lugar. En consecuencia, ya no sería factible ni justificado dar a la reducida minoría cristiana la mitad de la participación total en todas las posiciones institucionales del estado, el parlamento, el gabinete y las fuerzas de seguridad como se estipula en el acuerdo de Taef.

Una de las diferencias más graves entre Hezbollah y Gebran Bassil no es sólo ideológica, sino que concierne al Presidente Nabih Berri, acusado de corrupción junto con el Primer Ministro Saad Hariri, el líder de Druse Walid Jumblat, el gobernador del Banco Central Riyad Salame y otros. Gebran acusa a Hezbollah de proteger a su aliado chiíta más cercano, Berri, quien, junto con Hariri, protege a Riyad Salame. Se acusa al gobernador del Banco Central de facilitar la transferencia de docenas de miles de millones de dólares a funcionarios libaneses, acumulados por la corrupción y el abuso de poder durante décadas. Hezbollah entiende la acusación de Bassil y se encuentra impotente, debido a las limitadas opciones disponibles. Berri es el líder de Amal que no dudará en enfrentarse a Hezbollah, si se le deja solo, o incluso llegar a un conflicto entre chiítas. El precio sería muy alto, particularmente cuando los EE.UU. e Israel están esperando todas las oportunidades para debilitar a Hezbolá desde dentro, o a través de sus aliados.

Bassil también habló de un plan frustrado por los servicios de seguridad locales -que detuvieron a varios militantes- para revivir el grupo terrorista “Estado Islámico” (ISIS) en el norte del Líbano, donde se descubrió un grupo de 40 militantes vinculados a Idlib (Siria, donde está establecida la base de Al-Qaeda). Los cristianos entienden que su separación de Hezbollah los dejaría sin protección, particularmente cuando la carta de ISIS está todavía sobre la mesa y puede manifestarse cuando se presente la oportunidad. Por eso Bassil no puede romper con Hezbollah: es su garantía y protección de los islamistas radicales que demostraron ampliamente lo brutales que pueden ser contra todas las religiones y sectas en Siria e Irak. En realidad, el único amigo político que Bassil tiene hoy en día en el Líbano es Hezbollah, ya que todos los demás grupos – incluyendo los cristianos maronitas, suníes y drusos – lo han demonizado y están tratando de aislar al FPM y a su líder.

De hecho, ser cristiano en el Líbano no es la posición privilegiada que tendría en Occidente. La única ventaja que confiere es facilitar un visado para cambiar de residencia. Por otra parte, los EE.UU. claramente no interactúan con los políticos libaneses sobre una base humanitaria o “favor por favor”, sino sobre la base de intereses (los suyos). En efecto, a pesar de haber facilitado la salida de Amer Fakhoury a Occidente, Bassil no ganó popularidad con los Estados Unidos. Por el contrario, los acontecimientos confirman que cuando la administración estadounidense considere que ha llegado el momento de sacrificar a los cristianos del Líbano como leña para el fuego de la guerra civil, no dudará. Para los EE.UU., los intereses de Israel son lo primero. Desafortunadamente, es poco probable que esto cambie con la nueva administración.

Los EE.UU. e Israel trataron de enfrentar a Hezbollah cara a cara pero no lograron derrotar o debilitar al grupo. Trataron de dividir Irak y Siria para cortar el camino de suministro a Hezbollah, pero no sirvió de nada. Su último intento fue imponer la “máxima presión” sobre Irán. El resultado fue que Teherán no se sometió y Hezbolá siguió pagando los salarios a decenas de miles de militantes en moneda estadounidense, incluso cuando ésta falta en gran parte en el Líbano. No queda otra opción para la parte estadounidense/israelí que la posibilidad de una guerra civil en el Líbano, y deshacerse de los cristianos para aliviar a Israel de la presión aplicada por Hezbolá, con su creciente fuerza y eficacia.

No se espera que Hezbollah caiga en esta trampa a pesar de que su aliado cristiano tenga serias diferencias de ideología y objetivos. Las diferencias pueden ser manejadas cuando es en el interés mutuo de ambas partes el permanecer juntos. Por el contrario, lejos de debilitarlo, las sanciones de EE.UU. a Bassil han impulsado su posición y liberado al joven líder cristiano para reclamar su correcta representación en el nuevo gobierno que se le negó anteriormente. Pero eso coloca al Primer Ministro electo Saad Hariri – que es minoría en el Parlamento – en una posición más débil: contaba con la iniciativa del Presidente francés Emmanuel Macron de pasar por alto los resultados parlamentarios y formar su gobierno sin Bassil. Como era de esperar, las sanciones de los Estados Unidos produjeron un efecto contrario, dando alas a Gebran Bassil y haciéndolo más fuerte que nunca.

Nota:

A. La iniciativa del Rey Abdullah: los Estados árabes debían pedir a Israel que afirmara la retirada total de Israel de todos los territorios ocupados desde 1967, incluidos los Altos del Golán sirio, hasta las líneas del 4 de junio de 1967, así como del resto del territorio libanés ocupado en el sur del Líbano. Incluye una solución justa a la cuestión de los refugiados palestinos sobre la base de la Resolución 194 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. También se solicita la aceptación del establecimiento de un estado independiente y soberano en los territorios palestinos ocupados desde el 4 de junio de 1967, en Cisjordania y Gaza, con Jerusalén Oriental como su capital. En consecuencia, los estados árabes harán lo siguiente: Uno, considerar que el conflicto árabe-israelí ha terminado completamente; dos, establecer relaciones normales con Israel en el contexto de una paz integral. También pidió al Gobierno de Israel y a los israelíes que aceptaran esta iniciativa a fin de salvaguardar la perspectiva de la paz y evitar nuevos derramamientos de sangre en la región. Estas son las cuestiones clave. Se han descrito como paz para la retirada, como normalización para la normalización: los Estados árabes piden a Israel que sea un Estado normal. A cambio, normalizarían su relación con Israel, tanto económica como cultural y de otro tipo.

B. Durante la ocupación israelí del Líbano en 1982, Amer al-Fakhoury fue comandante del campamento de detención de Kiyam, establecido por Israel, y fue responsable de la matanza y la tortura de muchos miembros de la resistencia. Las autoridades libanesas presionaron al jefe del tribunal militar para que pusiera en libertad al colaborador israelí Amer al-Fakhoury, como pidió el Presidente Donald Trump.  Al-Fahkoury fue entonces entregado a la embajada de EE.UU. y sacado de contrabando del país. La orden de liberación se llevó a cabo tras la presión del Jefe del Estado Mayor y del Presidente Michel Aoun, suegro de Gebran Bassil.

Advertisements
Advertisements
Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.