Israel y Hezbolá: confirmación de una política de disuasión

Por Elijah J. Magnier: @ejmalrai

La dirigencia israelí no se cansa de intentar cambiar las Reglas del Enfrentamiento (RE) con Hezbolá desde su derrota en la guerra de 2006, con la esperanza de eliminar a la organización que ha alcanzado nivel de estado en sus capacidades militares (y habilidades médicas, como se ha demostrado en su preparación para enfrentar la aparición del virus del COVID-19). Israel ha intentado atacar objetivos dentro de Siria para detener los convoyes que vienen del Líbano cargados con armamento avanzado. Sin embargo, Israel, luego de perseguir una política de no-provocación con Hezbolá por muchos años, decidió improvisar e intentar un ataque furtivo en Beirut con drones, con la esperanza de introducir una nueva RE y atacar objetivos de Hezbolá. Sin embargo, Hezbolá devolvió el intento israelí al crear otro equilibrio disuasivo, avergonzando y ridiculizando a Israel y su ejército. Pero eso, al parecer, no disuade a Israel, que ha buscado métodos para quebrar las RE existentes. La violación de las RE provino de la frontera norte. ¿Trajo la tensión una escalada de peso entre Israel y Hezbolá?

Desde el comienzo de la guerra en Siria en 2011 y la participación de Hezbolá a lo largo de toda la geografía siria desde 2013, Israel no ha dado contra ningún objetivo de Hezbolá causando bajas en sus filas, con dos excepciones. La primera fue en 2015 al impactar dos carros desplazándose en Quneitra -el área ocupada en el Golán- matando a un oficial del Cuerpo de Guardia Revolucionaria de Irán y a la persona responsable en Hezbolá de proteger a los VIP, Jihad Imad Mughniyeh y sus compañeros. Hezbolá respondió atacando un convoy israelí en el área de las granjas de Shebaa, matando a un capitán y un sargento israelíes e hiriendo a otros siete. Tel Aviv aceptó el ojo por ojo y se abstuvo de responder de nuevo. 

El mismo año, Israel asesinó a Samir al-Quntar en Damasco, la capital siria. Al-Quntar estaba encargado de la organización y reclutamiento entre los drusos de Suweida y el Golán ocupado. Luego de estos dos incidentes, cuando Israel quiere atacar un camión destinado al Líbano, bombardeará la carretera en frente del camión para forzarlo a detenerse y darle tiempo a los pasajeros para evacuar a una distancia segura antes de atacar el cargamento. Esto introdujo una RE aceptable entre Israel y Hezbolá, ya que no hay bajas salvo el equipamiento perdido que eventualmente es reemplazado. 

De hecho, luego de volver de una visita a Washington, el Ministro de Defensa israelí, Naftali Bennet, reconoció que “Israel da sobre un camión de Hezbolá con armamento y deja cinco sin ser interceptados”. Esto señala que están al tanto de haber fracasado en reducir las capacidades de Hezbolá y evitar el suministro de armamento avanzado y misiles de precisión. Israel desea eliminar de forma permanente a Hezbolá y todavía trabaja duro por alcanzarlo, pero sin encontrar una manera de quebrar la “ecuación disuasiva” impuesta por el secretario general Hassan Nasrallah, sin provocar un conflicto ampliado para el que Israel no está preparado. 

El último intento fue en octubre del año pasado cuando envió drones suicidas a los suburbios al sur de Beirut. Uno de los drones explotó y otro falló y fue capturado. Esta violación inusual israelí precisó una respuesta de Hezbolá, tal como prometió su Secretario General, en un paso sin precedentes, atacando no sólo las granjas de Shebaa bajo ocupación israelí, sino a lo largo de los 125 kilómetros de frontera libanesa. 

Esto humilló a Israel y su poderoso ejército, que se retiró y evacuó a sus soldados y puestos de observación a una profundidad de 5 kilómetros a lo largo de las fronteras. No sólo eso, sino que Israel le proveyó a Hezbolá con falsos objetivos para terminar la “angustia” de Tel Aviv y por lo tanto ponerle fin a la humillación infringida a la dirigencia política y militar de la entidad israelí. 

Esto humilló a Israel y su poderoso ejército, que se retiró y evacuó a sus soldados y puestos de observación a una profundidad de 5 kilómetros a lo largo de las fronteras. No sólo eso, sino que Israel le proveyó a Hezbolá con falsos objetivos para terminar la “angustia” de Tel Aviv y por lo tanto ponerle fin a la humillación infringida a la dirigencia política y militar de la entidad israelí. 

Esto creó un equilibrio que efectivamente disuadió a Israel: no se atrevería a atacar a Hezbolá luego de una experiencia tan humillante y severa. Por lo tanto, Hezbolá quiso evitar la instalación de una nueva ecuación que buscaba Israel, a saber, el comenzar operaciones piloteadas por drones contra múltiples objetivos. Este nuevo ciclo se quebró antes de establecerse. 

Reciente, en Jdeidet Yabous dentro de territorio sirio, un vehículo Cherokee propiedad de miembros de Hezbolá cuya unidad opera en Quneitra se detuvo frente a la estación de servicio de al-Haidari. No se excluye que Israel haya disparado sobre la carretera frente al carro para advertirle a los pasajeros que lo abandonasen. Otro método que han empleado con frecuencia los israelíes es hackear los teléfonos móviles del personal dentro del vehículo enviándoles un mensaje en árabe pidiéndoles que lo abandonen antes de que sea destruido. El vehículo se detuvo frente a la estación, y los pasajeros, que no cayeron en pánico, salieron estando familiarizados con el método israelí usado por años, que apunta a no causar pérdidas humanas para evitar una respuesta simétrica. 

Luego de que el operador del drone confirmara que todos los pasajeros habían evacuado el vehículo, retirado sus pertenencias personales y armas individuales, lanzó un misil que impactó cerca, para destruirlo. El misil no dio directamente en el blanco debido a los fuertes vientos que soplaban en ese momento en la zona fronteriza entre Siria y Líbano.

Hezbolá, que todavía no ha declarado su responsabilidad por la operación, se abstuvo de comentarla. Sin embargo, al día siguiente, Israel encontró tres brechas en su cerca fronteriza, cortada en tres locaciones distintas que recaen bajo la responsabilidad de tres batallones israelíes distintos en la frontera con Líbano. Además, tres bolsas azules con cables eléctricos dentro fueron dejadas al otro lado de la verja para que las encontraran los israelíes. 

El objetivo de la operación no era hacer que los francotiradores israelíes dispararan contra las bolsas (resultaron contener una aspiradora vieja, una caja vacía y una bolsa de agua). Ni era el objetivo el ver robots y drones lidiando con las bolsas sospechosas. Más bien era para decirle a los israelíes que los túneles que habían descubierto el año pasado cruzando las fronteras eran inútiles. Hezbolá le demostró que cruzar la frontera en la superficie era fácil y sencillo en muchas locaciones bajo las narices de los dispositivos de vigilancia electrónica y las cámaras sensibles instaladas por Israel muy cerca del lugar de la brecha. 

El segundo mensaje estaba claro: cualquier acto de provocación contra Hezbolá se encontrará con una respuesta dentro de lo que Hezbolá denomina “la Palestina ocupada” y no sólo en las granjas de Shebaa libanesas, ocupadas por Israel. 

El tercer mensaje es que cualquier intento de convertir la amenaza en una oportunidad para cambiar las RE será respondida directamente, de forma conmensurable al tamaño del ataque israelí. Es más, cualquier futura agresión de Tel Aviv tendrá a continuación un posible ataque en los asentamientos cercanos, o la adopción de otras medidas listas, planificadas y preparadas dentro del banco de objetivos que tiene Hezbolá. 

Hezbolá ha demostrado la existencia de un flanco débil que ha sacado debajo de la manga, indicando que tiene muchas opciones disponibles como respuesta apropiada a la agresión israelí. El precio de la Cherokee atacada por Israel es alrededor de 4000 dólares, mientras que el precio de un misil disparado y las medidas que tomó para buscar la posible brecha son mucho mayores. 

¿Creerá Israel que es un súper poder que puede lidiar con el coronavirus y su esparcimiento mientras ataca a Siria, Líbano e Irak (durante su crisis interna), mientras carece de preparación en el frente doméstico, al mismo tiempo enfrentando la fuerza creciente de la experiencia de Hezbolá y sus capacidades avanzadas? De ser así, Israel se equivoca. 

Traducción: Diego Sequera

Este artículo es traducido por voluntarios, de forma gratuita, para que los lectores puedan disfrutar su contenido. No se enmascarará detrás de un Paywall. Quisiera agradecerle a mis seguidores y lectores por la confianza y el apoyo. Si gustan, por favor no tengan vergüenza en contribuir a financiarlos por tan poco como 1 euro. Su contribución, no importa cuán pequeña, ayudará a asegurar su continuidad. Gracias.

Copyright © https://ejmagnier.com 2020 

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.